Se fue Mario Benedetti

Se ha ido uno de los grandes, ¿pero a dónde? Mario Benedetti nos deja. Otro que se marcha y se va quedándonos un poco huérfanos de alma.  Sólo quedar dicho lo que Mecano dijo a propósito de otro escritor-pintor,

Si te reencarnas en carne
Vuelve a reencarnarte en ti
Queremos genios en vida
Queremos que estés aquí
.


Anuncios

Una respuesta

  1. Elegía a Mario Benedetti, montevideano universal
    Por: Miguel Collado, escritor dominicano

    Esta mañana, Mario, supe de tu muerte:
    pensé que acaso era otro de tus cuentos,
    pero Montevideo estaba triste
    y entonces indagué, le pedí datos al viudo de María
    y comprobé que era otra sorpresa triste de la muerte;
    entonces sentí nostalgia,
    nostalgia por aquella casa sin ladrillos
    habitada de cuentos y poemas
    que ya sólo son recuerdos olvidados,
    perdidos en la vecina orilla
    con despistes y franquezas
    en el buzón del tiempo.
    El porvenir de tu pasado ha partido contigo,
    con tu otro yo,
    y los pocillos ahuecados de tus sueños rotos
    almuerzan dudas y lágrimas
    por esa boca tuya que ya no está
    hablándonos en el parque desierto,
    contándonos historias de París.
    Sólo un póstumo reportaje sobre tu muerte,
    noticias tristes de ida y vuelta
    anunciadas por Pedro y su Capitán.
    Tu viaje de salida
    quién de nosotros sabrá si con retorno.
    Es tu tregua.
    Te agradecemos el fuego de tu palabra justiciera,
    incluso el cumpleaños de Juan Angel
    en primavera, con una esquina rota en la alegría,
    con geografías invadidas por la soledad de Babel,
    bebiéndonos un borroso café,
    subidos en los andamios desteñidos.
    En la víspera indeleble de tu partida,
    sólo mientras tanto,
    te queremos cantar tus poemas de la oficina,
    tus poemas del hoy por hoy,
    hacer un inventario de tus amigos tristes,
    sin perder la noción de patria que te animaba.
    Cuando éramos casi niños,
    nuestro próximo prójimo era el poema,
    dormido bajo los puentes levadizos,
    a ras de sueños quemando las naves,
    que sólo eran letras de emergencia,
    cotidianas, invadidas por el viento del exilio.
    Nos azotan las preguntas al azar,
    con la nostalgia del yesterday
    y sin saber si el mañana,
    con valientes ex presos de la palabra cautiva,
    nos traerá canciones del más acá
    o acaso el amor y las mujeres y la vida,
    sin pensar en que el olvido está lleno de memoria
    y que la vida es un paréntesis,
    un rincón donde el haiku y el viento
    creen que es el mundo en que respiras ahora,
    sin insomnios ni duermevelas,
    donde puedes hacer uno, dos, tres..
    todos los inventarios que te plazca, Mario.
    Existir todavía sigue siendo duro, lo sabes;
    hay que actuar en defensa propia,
    a veces perdida la memoria y la esperanza,
    sin adioses dolorosos, sin bienvenidas con festín:
    sólo cantando canciones del que no canta,
    siendo testigo de uno mismo en este mundo
    y en el otro, a donde has ido,
    montevideano universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: